,

Luces y sombras a 50 años de la muerte de Perón

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio El Espectador (FM 100,1) de Rafaela. Perón fue militar, político y escritor argentino. Hubo un antes y un después de su figura que marcó para siempre la división de la Argentina: peronismo o antiperonismo.
Coompartir:

Por Emilio Grande (h.).- Este 1 de julio se cumplen 50 años del fallecimiento del general Juan Domingo Perón, tres veces presidente de Argentina y fundador del Partido Justicialista en 1945, uno de los movimientos populares más importantes de la historia del país y de Latinoamérica.

¿Quién fue Perón? ¿Cuál fue su legado? ¿En qué contribuyó al país y en qué fue la contracara? Después de largas discusiones sobre el lugar de nacimiento, biógrafos como Enrique Pavón Pereyra y el rafaelino Hipólito Barreiro descubrieron que había nacido el 7 de octubre de 1893 en un rancho de Roque Pérez, provincia de Buenos Aires. Perón fue militar, político y escritor argentino. Hubo un antes y un después de su figura que marcó para siempre la división de la Argentina: peronismo o antiperonismo.

Participó en el golpe de Estado de 1943, que dio por terminada la “década infame” junto al Grupo de Oficiales Unidos (GOU). Ocupó el Departamento Nacional de Trabajo, la Secretaría de Trabajo y Previsión, el Ministerio de Guerra y la vicepresidencia de la Nación. En los dos primeros cargos tomó medidas para favorecer a los sectores obreros con leyes laborales: convenios colectivos, estatuto del peón de campo, tribunales del trabajo y extensión de las jubilaciones a los empleados de comercio, que favorecieron el apoyo obrero y el repudio de los sectores empresariales, de altos ingresos y del embajador de los Estados Unidos Spruille Braden. En octubre de ese año, un golpe militar lo forzó a renunciar y dispuso su arresto, desencadenándose el 17 de octubre de 1945 una movilización obrera que reclamó su liberación. Se casó con Eva Duarte, quien desempeñó un papel político importante durante la presidencia. Se presentó como candidato a presidente en las elecciones de 1946, resultando triunfador. Tras la reforma constitucional de 1949 fue reelegido en 1951 en las primeras elecciones realizadas con participación de mujeres y varones.

Su gobierno se caracterizó por implementar una línea nacionalista e industrialista en la industria textil, siderúrgica, militar, transporte y comercio exterior. En política internacional sostuvo una tercera posición ante la Unión Soviética y los Estados Unidos. En su último año del segundo gobierno se enfrentó con la Iglesia católica, acrecentando el enfrentamiento entre peronistas y antiperonistas, endureciendo su persecución hacia la oposición y a los medios de prensa opositores. Tras hechos de violencia de grupos civiles y militares antiperonistas, con el bombardeo de la Plaza de Mayo en 1955, Perón fue derrocado en septiembre de ese año. La dictadura proscribió al peronismo de la vida política y derogó la reforma constitucional. Perón se exilió en Paraguay, Panamá, Nicaragua, Venezuela, República Dominicana y España. Durante su exilio se casó con María Estela Martínez.

Surgió la resistencia peronista integrada por diversos grupos sindicales, juveniles, estudiantiles, barriales, religiosos, culturales y guerrilleros, que tenían como objetivo la vuelta de Perón y la convocatoria a elecciones libres y sin proscripciones.

Con Perón proscrito, el peronismo ganó las elecciones en marzo de 1973. Sectores internos se enfrentaron políticamente y hubo actos de violencia. En el regreso definitivo de Perón el 20 de junio de ese año hubo una balacera en Ezeiza con 12 muertos y 240 heridos. Perón dio un respaldo a sectores ortodoxos que crearon la Triple A para perseguir y asesinar a militantes de izquierda. Un mes y medio después de asumir Cámpora renunció y se convocaron elecciones sin proscripciones. Perón se presentó con Isabel en septiembre de 1973, logrando un amplio triunfo. Falleció en 1974, dejando la presidencia a su esposa, quien fue derrocada el 24 de marzo de 1976.

Luego hubo distintos sectores dentro del PJ que pugnaron por liderar corrientes ideológicas antagónicas en gobiernos democráticos en los últimos 40 años, pero lamentablemente tuvieron prácticas corruptas en el menemismo y, especialmente, el kirchnerismo. Además, no supieron resolver los graves problemas de fondo: la inflación, la inseguridad, el crecimiento, la distribución del ingreso y el aumento exponencial de la pobreza a más del 50% de la población. ¿La Argentina puede ser gobernada por un gobierno no peronista?

Noticias Antiguas
Páginas
Scroll al inicio